¡¡Si lo hace Copperfield…lo quiero!!

La siguiente historia es muy significativa. Una historia que siempre se repite (la conozcamos o no) y que siempre se repetirá. No hay otra solución. En todo caso invita a una buena reflexión. Vamos a contar cómo el efecto Cardiographic (originalmente se llamó Sckepard Rising Card) ha llegado a ser uno de los efectos de cartomagia más presentados de escena en todo el globo terráqueo.
Nos remontamos al año 1974. El afamado ilusionista Martin Lewis publicó un artículo en la revista The Linking Rings en el que describía un insólito método para encontrar una carta elegida. El mago dibuja una baraja en un blog y entonces la carta elegida surge visiblemente de ella. A continuación arranca la hoja y se la regala como recuerdo al espectador. ¡Quien por supuesto no encontrará nada sospechoso en ella por mucho que la examine!.

martin lewis cardiographic
Y ahora empieza lo bueno…Nadie se fijó en dicho artículo y nadie intentó presentar el efecto. ¡Aunque prácticamente todo el mundo tuvo la oportunidad de leerlo y llevarlo a la práctica!. El libro Martin´s Miracles se publicó en 1986 y también incluía el mencionado juego…pero, tampoco hubo reacción visible. Hasta que un día se puso en contacto con Martin Lewis un hombre llamado David Copperfield que quería negociar los derechos de representación. (Recuerda que el juego llevaba más de diez años publicado sin pena ni gloria, al alcance de todos los magos).

¡Y llega el giro inesperado en la trama de este efecto…!

El juego apareció puntualmente en el siguiente especial televisivo de Copperfield y desde entonces ha arrasado…aunque cualquier otro mago podría haberlo presentado, ¡ya que el artículo y el libro estaban ahí, a la vista de todos!.

Ahora ya sabes  por qué los “grandes” magos lo son. Entre otras cosas tienen la capacidad de “ver” dónde los demás no “ven”. El  mejor extracto que puedes hacer de esta lectura es empezar a creer más en ti mismo y en tu criterio mágico. Aunque elijas un juego para tu repertorio que no haga ninguna figura mágica no significa que no puedas llevarlo a una buena altura mágica. ¡¡Hay muchas “joyas” esperando a ser descubiertas por ti!!. Pero la cosa no acaba aquí. Hay otro factor más grave aún; la copia de la presentación de Copperfield.  Parece que no hay otra forma de “telepatía” más que pegar la espalda con la espectadora.

Me despido con el vídeo.

Sergio Val

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: